El Callejón del embudo

Su nombre se debe a su forma, ancho por arriba y angosto por abajo, sale de la plazoleta del chorro de Quevedo y se de forma curvilínea se dirige hacia el norte.

No es difícil imaginar porque es de piedra y porque es extraña su forma, esto se debe a que es el borde de la antigua Quebrada de San Bruno y con seguridad se forma sobre un antiguo camino de piedra o camino real, aquellos caminos hechos por nuestros ancestros para lograr llegar más fácil de uno a otro sitio. Bordear el rio era más fácil que ir entre el monte. Y si lo pensamos ahora la Quebrada dividía el barrio entre arriba y abajo, entre norte y sur, tal vez por esto su fisonomía y sus formas tan diversas de las edificaciones y de sus formas de vida. Fue básicamente el arrabal de las dos zonas y hoy con la quebrada muerta (ya canalizada y desviada) y con dificultades técnicas en sus edificaciones, es un espacio que difícilmente pasará al olvido.

Pero como el Chorro, se llena igualmente con una carga mística y embrujadora, tan angosto que hasta poca gente se ve mucha, tienen en su recorrido espacios comerciales que desde artesanos, artistas y empresarios toman de este lugar su más preciado tesoro, su sustento diario.

Hay en este lugar personas que tienen un pasado que remonta a mas de cien años, que siempre han estado acá, y personas que apenas llegan, todas en un objetivo común ser parte de sitio, es un lugar que al recorrerlo parecería que la Candelaria se vuelve pueblo, o se está en un país diferente, se dejan de un lado las creencias y de tientan los sentidos.

En este sitio por el que se pasa obligadamente desde el sur hacia el norte, los muchachos, los profesores, los abuelos, los niños, los visitantes y hasta los políticos, deben caminar sus piedras bicentenarias, para llegar a su estudio, oficina, casa o escuela, o simplemente tomar la mejor imagen de una calle muy singular y diferente a todas las de la ciudad.

Es un sitio que además de brindarnos un espacio para ver “gente”, nos lleva a pensar en la ciudad antigua, que hacia parte de una red de caminos ancestrales, y nos ahce reflexionar en la verdadera sazón de nuestros ancestros y un lugar donde hasta se consigue el brebaje de los dioses Muiscas, la más pura y deliciosa “Chicha” y se logra la mejor estadía con calor de hogar.

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields