Carrera 2 # 12B - 92 La Candelaria - Bogotá
Tel +(57-1) 3425225
info@hotelcasagaleria.com
Book Now / Reserva
LAS CALLES DE LA CANDELARIA Y SUS NOMBRES
LAS CALLES DE LA CANDELARIA Y SUS NOMBRES

Calle_de_la_Fatiga_-_La_Candelaria

 

Recorriendo las calles de la candelaria te encuentras con nombres extraños llenos de historia y tradición, algunos muy simbólicos, otros emotivos y algunos hasta tenebrosos.

Pero como proviene la  idea  de bautizar las calles  de esa forma? Pues en 1774 El Virrey Manuel Guirior decidió organizar  las calles de Santafé, para eso propuso ponerle un nombre a las calles, en ese entonces se usaban nombres de santos y de  quienes habitaban la ciudad que en ese entonces no superaba las 17 Mil personas.

Los nombres eran basados en creencias, recuerdos históricos y recuerdos románticos, algunas calles  eran la representación de nombres de santos ya que la cultura religiosa lo hacía con más creencia y fervor de la época, vemos nombres como; Santa Bárbara, Santa Isabel, Santa Martha entre otros.

Unas calles evocan leyendas o mitos urbanos como lo son; Calle del Panteón, del Pecado Mortal, del mal ladrón, otras mencionan momentos situaciones o sentimientos; del amor, del agrado, de la alegría, del Afán, de la fatiga, de los Dolores, y de la Paz.

Calle de la Fatiga: Ubicada en la calle 10 entre carreras  3 y 4, nombrada así, por  su  grado de  inclinación, pues todo peatón que sube llega sin aire, es una pendiente muy pronunciada que afecta por la altura  que  está ubicada Bogotá sobre el nivel del mar.

Calle del pecado Mortal: Ubicada en la calle 21 entre carreras 1 y 3 fue bautizada así por un señor de edad  que usaba una capa larga con sombrero que cruzaba las calles en horas de la noche, siempre llevaba una linterna con una campanilla, y una voz gruesa vociferaba por los que estaban en pecado mortal pidiendo una limosna para  curar a los enfermos del alma.

Calle del silencio: ubicada en la carrera 5 entre calles 21 y 22, en épocas coloniales era la calle más silenciosa de toda la zona.

Patio de las Brujas: Ubicada en la cra 10 con calle 13, allí junto pasaba el río san Francisco, el mito decía que era el sitio de reunión de las brujas de la época.

 Buena Vista; calle 16 entre carreras segunda y tercera obedeció su nombre al esplendido panorama que desde allá se divisa, esto, a pesar de las altas edificaciones modernas.

Calle de las Culebras; Carrera 5 entre calles 7 y 8. Recibió es nombre  gracias a que cerca tiene varios riachuelos, que a su vez contenían serpientes, quienes inevitablemente terminaban metidas en las casas cercanas.

La Calle del Puente de Lesmes: (carrera 6 con calles séptima y octava) debió su nombre al puente que construyeron en la época, construido sobre el río de San Agustín.

Calle del Embudo: ubicada en la calle 2 entre carreras 13 y 14, fue reconocida así porque las aceras de esta calle forman un ángulo agudo cuyo vértice queda al norte, al desembocar en la calle 14. Lugar donde se encuentra nuestro Hotel casa Galería.

Calle de los Herreros: Gracias al asentamiento de las primeras herrerías de Santa Fe, la carrera 6 con calles once y doce fue reconocida así.

La Calle Sola: (calle 12 con carreras primera y segunda), a principios del siglo pasado, era una calle poco habitada y desierta, razón por la que adquirió este apodo.

La Calle de la Cajita de Agua (carrera 2 entre calles 9 y 10) se llama así porque allí se ubicó la fuente del agua comunitaria para los habitantes de la zona.

El Triunfo: fue el nombre que le dieron a otra calle donde estaban algunas edificaciones importantes de la época, entre ellas el Camarín del Carmen, ubicada en la carrera 5, entre calles octava y novena.

Calle de la Paloma: En la carrera 3, entre calles 14 y 15 se ubica y dicen que se llama así porque en sus casas hay tesoros escondidos.

La Calle de la Palma (carrera 4 con calles 7 y 9) debió su nombre a una palma que estaba casi recostada en una de las paredes del Monasterio del Carmen y que ocupaba entonces toda la cera occidental de la cuadra.

La Calle del Cubo (carrera 4 entre calles 14 y 15) lleva ese nombre porque allí estaba ubicado el Molino de la época.

La Calle de la Enseñanza, conocida por ser la zona que albergó el primer colegio para señoritas, se ubicaba en la calle 11, entre carreras 5 y 6.

Muchas historias giran alrededor  de la candelaria fiel testigo de protagonistas de la independencia de nuestro país, la cual sirvió de base para sus nombres y sus costumbres que hacen de la candelaria un lugar único y lleno de tradición.

Dejar una respuesta